Pier Paolo Pasolini 1922-1975

Aniversarios, Homenajes, ¿Te acuerdas de Elvis cuando movió la pelvis?

Pier Paolo Pasolini 1922-1975

Notapor satantango » Vie Nov 11, 2005 4:18 am

Imagen

Pier Paolo Pasolini

1922-1975

Imagen


Para que un gran intelectual italiano quede vivo en la memoria
Pier Paolo Pasolini (Bologna 1922-Roma 1975) es uno de los más grandes escritores italianos del siglo XX; se dedicó también al cine. Desde la literatura más íntima hasta el cine más popular, Pasolini siempre ha sido firmemente poeta con una clara huella de lo real y de lo cotidiano.

“...En general mi vida social depende exclusivamente de lo que es la gente. Digo “gente” con conocimiento de causa, refiriéndome a lo que es la sociedad, el pueblo, la masa, en el momento en que entra existencialmente (y acaso sólo visualmente) en contacto conmigo. Es de esta experiencia existencial, directa, concreta, dramática, corpórea, de la que nacen en el fondo todos mis discursos ideológicos...”

Con su compromiso político, civil y artístico Pasolini tuvo como objetico principal el de denunciar y contrastar la homologación cultural y el cambio antropológico de los italianos. El detectó dramáticamente estos dos aspectos en el consumismo exasperado, en el condicionamiento llevado a cabo por los medios de comunicación de masas, en las condiciones del subproletariado urbano.

“Tal compromiso provocó, ante todo, una difusa hostilidad hacia él, la cual reveló también el obscurantismo de aquellos que siempre intentaron obstaculizarle.”

“...Me han detenido, procesado, perseguido, linchado durante casi dos décadas. Todo eso un joven no puede saberlo... Puede que yo haya tenido la suficiente dignidad como para esconder la angustia de uno que durante años y años esperaba cada día la llegada de una citación del tribunal, y mirar a los quioscos con el pánico de leer en los periódicos atroces noticias escandalosas acerca de su persona...”

A pasar de eso, el poeta “intensificó progresivamente sus intervenciones, imprimiendo más incisividad a unos blancos cada vez más terriblemente concretos, y engrosando tanto las filas de sus amigos (aquellos movimientos políticos y culturales que sintieron la necesidad de su presencia: todos los que han querido dialogar con él más allá de polémicas desviadas o incluso de diferencias de fondo) como las de los enemigos (los depositarios o los siervos de un poder que primero le despreciaron como intelectual y homosexual, confinándole al limbo, y después, viendo que el esfuerzo de encerrarlo en un gueto resultaba inútil, decidieron mostrarle sus dientes).

Sin embargo, ni los unos ni los otros podrán recordarle hoy, ya que su pensamiento estaba en constante devenir y se apartaba de cualqier esquema, inspirándose a la vida, de la que aceptaba las burlas más horribles, y con la que compartía las contradicciones más pesadas.

“Siempre he pagado, y he ido desesperadamente hasta el final en todo. He cometido muchos errores, pero desde luego no tengo remordimientos”. Y ello porque, según escribe en un poema de 1969: “De nuestra vida soy insaciable / porque algo único en el mundo jamás puede agotarse”.

“Pasolini ha sido definido muchas veces como ‘un testigo provocador', pero la sublime maldición no fue dictada ni por un narcisismo del poeta, ni por el estro publicitario de un editor: en esta especie de eslogan había una verdad instintiva, inmediata, casi epidérmica, pero profunda e implacable […].
En las dos palabras ‘testigo provocador' hay, para empezar, un elemento-clave que ilumina, no ya la personalidad de Pasolini sino, esencialmente, su fundamental relación con la colectividad, a la que le sigue la grabación ‘en caliente' de una sensación rápida, todavía por codificar, que es justamente lo ‘provocador'. Sobre un individuo en cierto modo ‘público' a menudo se arriesgan legítimos pronósticos, y la carrera para adivinar con antelación sus pensamientos y sus reacciones frente a ésto o aquello puede resultar incluso poco vivaz. En el caso de Pasolini –osaríamos decir sólo en su caso- este juego no empezaba; con él no. Ha sido justamente esta característica suya la que le ha hecho conquistar sobre el terreno el adjetivo ‘provocador', un juicio obtuso pero sincero, y desarmante en el sentido de que cada uno puede leerlo, en positivo o en negativo, según su perspectriva, pero en cualquier caso sin conseguir asirlo nunca verdaderamente.

Este hombre, este artista, fue asesinado en la noche entre el 1 y el 2 de Noviembre de 1975. “Pier Paolo Pasolini ha dejado de existir, y desde entonces, en los discursos de los amigos, en los de los enemigos y en los de los amigos-enemigos, siempre se le ha echado gravemente en falta, y ello sin mencionar lo mucho que su personalidad esté ausente en el epitafio ingrato ofrecido por este delito, y en el recuerdo demasiado enturbiado y controvertido de los últimos dramáticos momentos de su vida, recogidos por los apiadados ojos y orejas de quien estaba, y de quien no estaba, de quien podía o de quien no quería estar. El cadáver de Pasolini ha sido devorado por nuestra sociedad y por nuestro tiempo: es ésta la nemesis que, como por una agotable regla narrativa, cierra el apólogo.

“En toda mi vida jamás he ejercido una acción violenta, ni física, ni moral. No porque yo soy un fanático de la no-violencia. La cual, si es una forma de autocostricción ideológica, también es violencia. Nunca he ejercido en mi vida violencia alguna, ni física ni moral, simplemente porque he confiado en mi naturaleza, es decir en mi cultura...”


Extraído de www.pasolini.net


Imagen

Imagen

pasolini.net

IMDb

Imagen

¡¡¡ Gracias Pier Paolo !!!

Imagen
Última edición por satantango el Lun Mar 06, 2006 7:21 am, editado 1 vez en total
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Notapor pere_ubu » Vie Nov 11, 2005 4:40 am

:-(
:bravo:
Avatar de Usuario
pere_ubu
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1768
Registrado: Jue Ago 18, 2005 4:01 pm
Ubicación: Que tu sabiduría no sea humillación para tu prójimo - Khayyam

Notapor Paulfosco » Vie Nov 11, 2005 1:26 pm

Recientemente se ha publicado un libro en Italia, y creo recordar que un documental tambien lo recoge, retomando el tema de que el asesinato de Pier Paolo Passolini fue producto de una conspiracion u no de una casualidad. Sea como sea, fue una gran perdida, sin duda alguna; por lo menos nos quedaran sus peliculas y el resto de su obra. :-( .

Un saludo
Nunca me haria socio de un club que me aceptara como tal.
-Groucho Marx-
Avatar de Usuario
Paulfosco
Guionista colosal
Guionista colosal
 
Mensajes: 525
Registrado: Sab Ago 20, 2005 9:18 am
Ubicación: Pleasentville

Notapor satantango » Vie Nov 11, 2005 6:03 pm

Por supuesto se trató de una conspiración, con la complicidad de millones de personas... Desde 1975 existen pruebas suficientes para saber que la versión oficial era una mentira. Pero muy pocas personas quisieron la verdad. Creo que forma parte de este gran plan de idiotización del Occidente conformista, en donde no hay espacio para personas como Pasolini, quienes representan un peligro para el "nuevo orden mundial".
Además de sus películas, de su literatura y de sus reflexiones (recordemos que ha sido uno de los pensadores más lúcidos del siglo XX), queda su espíritu eternamente rebelde. Ojalá esa lucidez y esa rebeldía sean retomadas por las futuras generaciones... es algo necesario.
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Notapor satantango » Lun Nov 14, 2005 9:58 pm

Artículo de Julio Algañaraz publicado el 12 de noviembre de 2005 en la revista de cultura "Ñ" (Buenos Aires, Argentina):

¿Quién mató al poeta de la marginalidad?
En la noche que va de "el día de todos los santos" al de "todos los muertos" -del primero de noviembre al 2 de noviembre de 1975- en un sórdido baldío del idroescalo de Ostia, donde muchos años entes decolaban y llegaban los hidroaviones que iban y venían de Roma, fue masacrado Pier Paolo Pasolini (53), uno de los más grandes intelectuales europeos de la posguerra. El cuerpo del poeta, novelista, cineasta, autor de teatro, periodista, que fue sin duda el más renovador e influyente hombre de cultura de su época en Italia, quedó tirado, destrozado, totalmente deformado y ensangrentado, después de que su propio coche, un Alfa Romeo plateado, le pasó por encima mientras agonizaba.
Muchos no aceptaron la versión del crimen que dio el "asesino oficial", un adolescente de 17 años: Giuseppe "Pino" Pelosi, también llamado "La Rana". Pelosi es uno de los tantos "ragazzi di vita" que Pasolini ha retratado en novelas que hicieron época a principios de los años 60s o en films importantes como Accattone.
Nadie como el poeta nacido en Bolonia, friulano de adopción y romano por opción definitiva, ha descripto los arrabales de la Roma que emergió de la ruina de la Segunda Guerra Mundial para arrastrarse en la miseria plena de esperanza de los años 50s y que vivió el milagro económico italiano de comienzos de la década del 60. Mientras hoy arden las periferias de París y de otras ciudades, muchos en Italia piensan en Pasolini que evocó a lo ragazzi di vita y condenó el modelo de desarrollo que los sacó de la miseria pero los homologó culturalmente en un estilo existencial gris y de exclusión.
Los jóvenes de los arrabales apasionaban a Pasolini que era homosexual y buscaba la aproximación humana condimentada con el sexo. Pier Paolo era, en su estilo inclasificable católico y comunista. Pero el moralismo del PCI italiano, el más importante de Occidente, no soportaba sus inclinaciones y Pasolini fue echado del Partido por "indignidad", tras una acusación de relaciones con un menor, de la cual después fue absuelto.
Aquella noche maledetta, según la versión que "todos" aceptamos durante años, menos un grupo de allegados al poeta, Pasolini remolcó (así se dice en Italia) a Pino Pelosi en un bar cerca de la estación Termini, la principal terminal ferroviaria de Roma. Pier Paolo ya había cenado pero "La Rana" no, así que llevó a Pelosi al Biondo Tevere (el rubio Tíber), un restaurant popular de Roma situado junto al río, cuyos dueños siguen recordando con escalofríos aquella noche en la que vieron por última vez a su amigo cineasta.
En el Alfa Romeo plateado GT que fascinaba entonces a los ragazzi di vita, ambos fueron después al idroescalo de Ostia, a unos 30 kilómetros del centro de Roma, sobre el litoral del mar Tirreno, junto al aeropuerto de Fiumicino.
Según contó entonces Pelosi, comenzaron a discutir por las prestaciones que el poeta le pedía, tras haberle pagado con un cheque de 20.000 liras. La discusión terminó con un choque físico y La Rana cogió un palo con alambres y clavos que encontró en el lugar, con el que castigó ferozmente al escritor.
Pasolini quedó tirado en medio de la noche en el baldío rodeado de casas miserables.
Asustado, Pelosi dijo que había corrido hasta el Alfa Romeo, con el que arrancó a toda velocidad para huir. Sin quererlo, pasó por encima del cuerpo del poeta, rompiéndole la caja torácica y el corazón. Una hora más tarde, una patrulla de carabineros encontró a Pelosi lavándose. No tenía rastros de sangre, sólo una pequeña herida en la cara, que se había hecho al frenar el coche. Se inició en tres instancias un largo proceso que lo condenó a 9 años de cárcel. Salió 7 años y medio después por buena conducta. Desde entonces es habitual inquilino de las prisiones como delincuente. Ha cumplido 47 años.
Los amigos de Pasolini no aceptaron la versión de Pelosi. Durante 30 años han obligado con empeño a la justicia a reabrir tres veces el proceso por asesinato del escritor, también periodista del Corriere della Sera, de Milán, el más importante periódico italiano.
Nino Marazzita, un famoso penalista y Guido Calvi, también penalista y senador de los democráticos de izquierda, el principal partido de la oposición italiana (ex PCI), sostienen que hay indicios que desmienten las apresuradas investigaciones que condenaron a Pelosi. "Hay una macha de sangre en el coche que no se sabe de quién es, una plantilla de zapato, huellas de motocicletas y un anillo encontrado cerca del de Pier Paolo", recuerda su amigo Marazzita.
Un carabinero que participó en las investigaciones, Renato Sanzone, sostiene que tres ragazzi participaron de la masacre: los hermanos sicilianos Franco y Giuseppe Borsellino y "Johnny el Gitano", como es conocido Giuseppe Mastino, un célebre delincuente de los arrabales romanos.
En mayo último, Pelosi declaró en un programa de televisión de la estatal RAI: "Yo no maté a Pasolini: fueron otros tres cuyos nombres no conozco, que hablaban con acento del sur". Le gritaban: "Sucio comunista maricón", afirmó La Rana. O sea que el poeta habría sido masacrado por oscuras razones políticas. Los amigos de Pasolini sostienen también que algunos ragazzi que actuaban como comparsas en el último film de Pasolini, Saló o los 120 días de Sodoma, robaron una parte de los originales de la película, y que esa noche el director quería negociar el pago de una suma para recuperar su film. Pero un pariente de Pasolini informó que el original de la película estaba entonces a salvo en la compañía Tecnicolor, que lo que robaron fue una copia de trabajo.
La sospecha de que otras manos asesinas y otros motivos intervinieron en el crimen llevaron la semana pasada al intendente de Roma, Walter Veltroni, a pedir oficialmente a la justicia italiana que reabriera el proceso para descubrir "toda la verdad" y se sepa por fin quién mató a Pier Paolo Pasolini.



***


Fragmento de la autopsia del cadáver de Pasolini, hecha pública dos años después en "Corriere della Sera" y extraída de www.pasolini.net:

“Cuando encontraron su cuerpo, Pasolini yacía boca abajo, con un brazo ensangrentado y el otro escondido bajo el cuerpo. Su pelo, lleno de sangre, cubría su frente excoriada y desgarrada. Su cara, deformada por la hinchazón, estaba negra de tantos moratones y heridas; negros y rojos de sangre también sus brazos y las manos. Los dedos de la mano izquierda estaban fracturados y cortados; la mandíbula izquierda, fracturada; la nariz, aplanada y desviada a la derecha; las orejas, cortadas por la mitad, y la derecha, arrancada. Tenía heridas en los hombros, en el tórax, en la espalda, con las huellas de los pneumáticos, de su propio coche, que le había atropellado. Tenía un terrible desgarro entre el cuello y la nuca; diez costillas fracturadas, igual que el esternón; el hígado desgarrado en dos puntos; el corazón, estallado”.


Está claro que Pino Pelosi, en ese entonces un adolescente de 17 años, no fue el autor del crimen. Desde la autopsia misma está clara la intervención de al menos tres personas (con una fuerza física considerable). Y está claro que, lamentablemente, Pasolini tenía muchos "enemigos", sobre todo políticos e ideológicos.
Mafia italiana, Estado corrupto, extrema derecha fascsista, extrema izquierda (igual de fascista), Iglesia y sus contactos con las logias, etc, etc. Todos sospechosos. Podemos añadir la complicidad de gran parte de la sociedad italiana (el silencio y la conformidad generan complicidad) y de gran parte de los intelectuales de Occidente. Era muy sencillo buscar mercenarios dispuestos al "trabajo sucio". Que muchos necesitaban eliminar a alguien como Pasolini, está claro.
Confiamos en que algún día se sabrá "toda la verdad".
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Notapor qz_inactivo_0821 » Mié Nov 23, 2005 3:02 pm

"PakiTu" escribió aquí:


Este mes (noviembre 2005) y el que viene, hay un reportaje bastante bonico sobre la vida y obra de Pasolini.... avisaos estais :)
qz_inactivo_0821
 

Notapor qvintvs » Mié Nov 23, 2005 3:32 pm

PakiTu escribió:Este mes (noviembre 2005) y el que viene, hay un reportaje bastante bonico sobre la vida y obra de Pasolini.... avisaos estais :)

¿Dónde?

Saludos, compañero :adios:
Post tenebras spero lvcem
Avatar de Usuario
qvintvs
Director de culto
Director de culto
 
Mensajes: 953
Registrado: Jue Ago 18, 2005 8:34 pm
Ubicación: Cabalgando hacia la puesta de sol

Notapor satantango » Mar Feb 14, 2006 4:38 am

Ante un curioso y creciente avance fascista en Cine-Clásico, sigo recordando al maestro Pasolini...

Aquí tres poemas de Pier Paolo traducidos al castellano:


Súplica a mi madre

.
Mis palabras de hijo dirán difícilmente
algo a un corazón de mí tan diferente.

Sólo tú en el mundo sabes de mi corazón
lo que siempre fue, antes de cualquier amor.

Por eso tengo que decirte lo que es horrible reconocer:
germina mi angustia en el seno de tu gracia.

Eres insustituible. Por eso está condenada
a la soledad la vida que me diste.

Y no quiero estar solo. Tengo un hambre infinita
de amor, del amor de cuerpos sin alma.

Porque el alma está en ti, eres tú, pero tú
eres mi madre y tu amor es mi esclavitud:

esclava fue mi infancia de este sentimiento
alto, irremediable, de inmenso compromiso.

Era la única manera de sentir la vida,
la única tinta, la única forma. Ahora se acabó.

Sobrevivimos: y es la confusión
de una vida recreada al margen de la razón.

Te lo suplico, ay, te lo suplico, no quieras morir.
Estoy aquí, solo contigo, en un futuro abril…


---


A un muchacho

Tan nuevo en la luz de estos meses nuevos
que vuelven sobre Roma y que a nosotros, anclados

en otra parte a una luz de otros tiempos,
nos parecen traídos por vientos vanos,

tú, con fresco pudor e ingenuamente
despiadado descubres para tí y para nosotros tu presencia.

Con la sonrisa turbada de quien soporta
timidez y juventud con alegría,

vienes entre los amigos adultos y con humilde
orgullo, ardientemente mudo, te sientas atento

a nuestras ironías, a nuestras pasiones.
Te dispones a imitarnos y a mantenerte distante

avergonzándote casi de tu corazón festivo…
¡Te gusta este mundo! Acaso no por nuevo

sino porque existe: para tí, para que seas
nuevo testigo, dulce-contento por ello…

Te quedas con nosotros unos minutos, discreto,
y aunque tímido hablas apuntando la agudeza

de la jovial, paterna y precoz sabiduría.
Expones orgulloso tu debilidad

de adolescente, herido apenas por el ridículo
que tiene la humildad excesiva en un mundo enemigo…

En el momento justo nos dejas, regresas
a la secreta luz de tus primeros días:

a la luz que a buen seguro tú puedes contar
ni nosotros recordar, una luz de abril

en que la conciencia roza con sus brotes
tan sólo la vida, aún no la historia.

Tú quieres SABER, de nosotros: aunque no preguntes
o preguntes callando, ya apartado y de pie,

o plantees alguna pregunta con ojos vergonzosos,
sabiendo tu corazón que es vano tu atrevimiento

si de nosotros quieres saber lo que a tus ojos
somos, si quieres que las perdidas noches

del nuestro tiempo sean como pretende
tu fantasía, y que tan heroica como ella sea

la parte de vida que hemos consumido
como muchachos desesperados en una patria afrentada.

Quieres saber los miedos mudos y los inmaduros actos
-entre escombros, cárceles y calles vacías-

de nuestras figuras para tí ya remotas.
Quieres saber, y el rostro infantil se te incendia,

tú tan puro, el mal, tan límpido el odio
que está en los recuerdos reavivados donde clavas

el ojo herido, tomando partido, enteramente,
por quien luchaba en nombre del sentimiento verdadero.

Quieres saber qué hemos ganado
con aquella aventura, en qué ha cambiado

el espíritu de esta pobre nación
donde sientes entre nosotros tu primera pasión;

esperando que todo lo que te precede, Iglesia
y Estado, Riqueza y Pobreza, encuentren

entendimiento en tu dulce deseo de vida…
Quieres saber el origen de tu pudorosa

ansia de saber, si ésta ya dio prueba
de tanta vida en nosotros y ahora incuba

nueva vida en tí, en tus coetáneos.
Quieres saber qué es la oscura libertad

descubierta por nosostros y encontrada por tí,
gracia también ésta, en la tierra renacida.

Quieres SABER. No hay pregunta sobre un hecho
para el que no hay respuesta: que sólo tiembla en el pecho.

La respuesta, si la hay, está en el puro
aire del crepúsculo, encendido sobre las tapias

del Vascello, a lo largo de los edificios
apiñados en el corazón del sol que declina.

Las tardes desesperadas por la excesiva tibieza
que en los fríos otoños olvidada muere

u olvidada en nuevas primaveras
de pronto vuelve -las exasperadas tardes

en las que tú, feliz por tu ropa nueva
o por la inminente cita con jóvenes sencillos

como tú, felices, sales ligero de casa
mientras en el barrio suena la tarde invadida

por el último sol- pienso en aquel serio, candoroso
muchacho, cuyo silencio está en tu pregunta.

Sólo él, en verdad, podría responderte
si en él fue, como en ti, pura esperanza el mundo.

Era una mañana en la que soñaba inconsciente
una luz de mar en el horizonte rosado:

cada brizna de hierba, crecida a duras penas,
era una brizna de ese esplendor opaco e inmenso.

Veníamos callados por el talud escondido,
a lo largo de la vía del tren, ligeros y aún cálidos

de nuestro último sueño común en el desnudo
granero entre los campos que era nuestro refugio.

Al fondo Casarsa alboreaba sin aliento
con el terror de la última proclama de Graziani;

y la estación, golpeada por el sol contra la sombra
de los montes, estaba vacía: más allá de los ralos troncos

de moreras y de zarzas, solo en la hierba
de la vía, esperaba el tren de Spilimbergo…

Le vi alejarse con su maletita
en la que, dentro de un libro de Montale, apretado

entre un poco de ropa, estaba su revólver; le vi alejarse
en el blanco color del aire y de la tierra.

Los hombros un poco justos en la americana
que había sido mía, la nuca jovencita…

Volví por el camino ardiente,
por la hierba de marzo bajo el benigno sol;

entre fango verde de ortigas, la acequia
callaba en una paz de antiguas primaveras,

y los renacidos rábanos que exhalaban
un olor apagado y agudo de rocío

cubrían el dorso de la vieja escarpadura,
grande como la tierra en el aire caliente.

Después torcía el sendero hacia el corazón del campo:
libres en el orden humilde, locos en la cristiana

paz del trabajo, mudos en el amor elocuente,
callaban las moreras, bosquecillos de alisos y saúcos,

viñas y caseríos azules de sulfato
en el viejo mediodía de la viva creación.

Demandando saber, tú nos quieres atrás
ligados a ese dolor que aún empaña el pecho.

Nos quitas esta luz que para ti brilla entera,
pues es de la nueva juventud cada nueva tarde…

Nosotros, envejecidos, ya no damos más
que doloroso amor a tu risueño hambre.

Incluso tu piedad ¿qué dice
sino que la vida sólo en ti es feliz?

Pues por suerte ese pasado nuestro,
real, mas como un sueño, está en tu corazón agradecido.

En realidad no existe, eres libre de él y buscas
en él tan sólo lo que puede servirte ahora…

En tu vida nueva no ha existido nunca
fascismo o antifascismo: nada de lo que sabes

porque quieres saber: en ti existe sólo,
como una cruel y dulce flor, el presente.

Que todo realmente ha renacido -y que todo
está acabado- está escrito en tu sonrisa amiga.

Es vicio recordar, aunque es deber;
a esas mañanas muertas, a esas muertas tardes

de hace doce años, no sabes si es más
el rencor o la nostalgia lo que ata nuestro corazón…

¡Fuese conciencia abstracta la sombra que nos envejece,
voz que contradice la presencia vital!

¡Fuese, como es en ti, despiadada alegría
de saber y no la amargura de saber que hay en nosotros!

Lo que podíamos responderte se ha perdido.
Sólo puede hablarte -si tú, muchacho, conoces el mudo

nuevo lenguaje suyo de muchacho- quien
allá quedó, en la luz del llanto…

Ya casi era verano y los colores más bellos
ardían en el suave sol de Friuli.

El maíz ya alto era una bandera
desplegada en la tierra, y el viento la movía

entre las tiernas luces, reaparecidas para henchir
de antigua fiesta el aire entre los montes y el mar.

Todos estaban llenos de desesperada alegría:
sobre el tibio polvo de las calles, galerías

y balcones tremolaban de pañuelos rojos
y trapos tricolores; por los senderos, por las zanjas,

pandillas de muchachos iban felices
de una comarca a otra, salidos a un nuevo mundo.

Mi hermano no estaba y yo no podía
gritar de dolor, era demasiado corto

el camino al granero perdido en los campos, donde
durante un año la ingenua, eternamente joven,

pobre madre nuestra había esperado, y ahora
seguía esperando, bajo el templado sol…

Pero tiene razón la vida que está en ti: la muerte,
que está en tu coetáneo y en nosotros, se equivoca.

Nosotros deberíamos preguntar, como haces tú, deberíamos
querer saber con tu corazón que florece.

Pero la sombra que está ya dentro de nosotros
gana cada vez más tiempo, afloja todo lazo

con la vida que, aún, una fuerza amarga
nos anima en vano a vivir y comprender…

Ay, lo que tú quieres saber, jovencito,
acabará sin ser preguntado, se perderá no dicho.

---


Balada del suicidio

¡Piedad, piedad!
Vosotros me queréis
muerta y enterrada:
sin voz,
sin gestos,
sin rostro,
sin vida...
que no regrese
decís vosotros – nunca más
la locura que ella fue,
aquí ¡entre nosotros!

¡Piedad, piedad!
Gente feliz
vosotros me esperáis:
ahorcada,
ahogada,
incendiada,
destrozada...
¿Qué hace ahí
decís vosotros – si da
sólo rabia, y lo sabe,
aquí entre nosotros?

¡Piedad, piedad!
Gente de bien,
vosotros me teméis:
en mi amor,
en mi vicio,
en mi ardor,
en mi odio...
¿Por qué vive
-decís vosotros – aquí abajo
pecadora y tabú,
aquí entre nosotros?

¡Piedad piedad!
Gente normal,
me condenáis:
a temblar,
a odiar,
a ocultarme,
a desaparecer...
El que es diferente
decís vosotros – no puede
quedarse ni un poco
¡aquí entre nosotros!

¡Piedad, piedad!
Gente en el poder,
vosotros me amenazáis:
con la detención,
con la celda,
con la picota,
con la hoguera...
La pasión
- ecís vosotros- no da
más que molestias y ansiedad
¡aquí entre nosotros!

¡Piedad, piedad!
Parecía eterno
mi destino:
de hablar,
de cantar,
de gozar,
de pecar...
Pero sí, pero ¡sí!
Para mi se acabó,
quedáos tranquilos...
Entro en la sombra,
os dejo el mundo...
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Cautivo y desarmado...

Notapor Paulfosco » Mar Feb 14, 2006 6:27 pm

satantango escribió:Ante un curioso y creciente avance fascista en Cine-Clásico, sigo recordando al maestro Pasolini...


Francamente, tales afirmaciones, en su sencillez y rotundidad, me sorprenden en una persona, y mas en tu caso, Satantango.

Todos sabemos que dos y dos son cuatro, y que tal premisa, no por sencilla, deja de ser cierta, pero tal sencillez no es de aplicacion en una frase como la tuya, asi que, por mi parte, solicito una explicacion (por privado si es tu deseo, publico si lo prefieres).

Reniego de llamar curioso a todo avance si este va seguido de un epiteto como el que tu aplicas a la web. La curiosidad es la ingenuidad del que no se cree lo que le dicen y el fascismo, al igual que todo regimen totalitario (un inciso, hablo de regimen totalitario, democracias, alguna la hay, incluidas) es todo menos curioso y es, sobre todo, preocupante.

Esa es mi cuestion: ¿que entiendes por avance fascista en esta web?, ¿que te hace adjetivar como tal la evolucion de cine-clasico y porque?

Desde la mas absoluta de las ignorancias, un saludo :-)
Nunca me haria socio de un club que me aceptara como tal.
-Groucho Marx-
Avatar de Usuario
Paulfosco
Guionista colosal
Guionista colosal
 
Mensajes: 525
Registrado: Sab Ago 20, 2005 9:18 am
Ubicación: Pleasentville

Notapor kimkiduk » Mié Feb 15, 2006 12:04 pm

Paulfosco escribió:
satantango escribió:Ante un curioso y creciente avance fascista en Cine-Clásico, sigo recordando al maestro Pasolini...


Francamente, tales afirmaciones, en su sencillez y rotundidad, me sorprenden en una persona, y mas en tu caso, Satantango.

Todos sabemos que dos y dos son cuatro, y que tal premisa, no por sencilla, deja de ser cierta, pero tal sencillez no es de aplicacion en una frase como la tuya, asi que, por mi parte, solicito una explicacion (por privado si es tu deseo, publico si lo prefieres).

Reniego de llamar curioso a todo avance si este va seguido de un epiteto como el que tu aplicas a la web. La curiosidad es la ingenuidad del que no se cree lo que le dicen y el fascismo, al igual que todo regimen totalitario (un inciso, hablo de regimen totalitario, democracias, alguna la hay, incluidas) es todo menos curioso y es, sobre todo, preocupante.

Esa es mi cuestion: ¿que entiendes por avance fascista en esta web?, ¿que te hace adjetivar como tal la evolucion de cine-clasico y porque?

Desde la mas absoluta de las ignorancias, un saludo :-)
Yo también ando en ascuas con este asunto. Espero y confio en tu respuesta Satantango :adios:
Cualquier consulta o petición mándame un privado. No uso emule ni ningún programa de descarga por el momento, así que no podré recompartir películas.
Avatar de Usuario
kimkiduk
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 4851
Registrado: Jue Nov 24, 2005 12:36 pm
Ubicación: Lost In La Mancha

Notapor satantango » Mié Feb 15, 2006 12:24 pm

:-D A ti no se te escapa nada... Siempre atento y dispuesto a trabajar para el orden público... :-D

Tranquilo Paulfosco... no temas... no estoy loco.

Aunque acepto que mi frase no ha sido feliz. Tal vez ha sido algo infantil y exagerada, pero ha sido totalmente libre y salió de mi más profundo ser.

Quien no tenga algo de niño jamás podrá ser libre.

Paulfosco, es imposible tener bajo control a aproximadamente 1058 usuarios (cifra actual en Cine-Clásico). Ten cuidado en ser tan exigente con "las formas". Porque tu gran preocupación en lograr un orden democrático, una cierta uniformidad de conductas y una moral más o menos similar, podría provocar lo contrario a todo eso...
Yo sé que eres una muy buena persona, pero existen otras maneras de encarar ese trabajo.

Sinceramente no me interesa generar un debate. Mucho menos ideológico. Me guardo mis ideas para mi obra artística, lo siento. Y no es pedantería, se trata simplemente de respeto por los demás usuarios. Además, dudo de que exista un resultado positivo, lamentablemente mucha gente podría sentirse herida...

Si tu quieres generar un debate de todo esto, pues adelante, pero sin mí.

Lo que con absoluta pasión juvenil (poco prudente por cierto) escribí como un "avance fascista en Cine-Clásico", en realidad no lo es tanto... Se trata de algo muy pequeño. Y muy sutil obviamente (aunque hace unos días no fue tan sutil). Será que soy demasiado sensible... pero tanta propaganda militarista yanqui me cansa, me aburre, me termina por molestar. Más que fascismo yo veo falta de conciencia, sobre todo teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos actualmente (por no hablar de la Historia entera). Aún así, existen películas excelentes y que al mismo tiempo poseen una gran carga propagandística, pero se trata de excepciones en comparación con tanto exceso de películas. Es interesante cuando existe la reflexión sobre una obra cinematográfica, antes que el fanatismo simple y vulgar.
De todos modos, en este momento creo que se trata de algo pasajero, insignificante en comparación con el resto de información publicada en Cine-Clásico y en comparación con los más de 1000 usuarios restantes.

Además, nadie me ha agredido de forma directa. Nadie se ha dirigido a mí en lo personal.

Por este motivo (y por varios más) no pienso dar nombres...
Primero: porque no soy informante o soplón.
Segundo: porque aprecio la inteligencia de muchos usuarios y estoy convencido de que saben a qué me referí en ese impulso.
Tercero: porque un par de usuarios no merecen tanta atención.
Cuarto: porque si hago lo que tu me pides (aclarar este tema), ciertas personas comenzarían a pensar en prohibiciones o censuras.

No me interesa que exista la censura o la prohibición en Cine-Clásico. Ni siquiera lo deseo para aquellos que posean una moral torpe y/o detestable.

Cuanta más libertad, mejor.

Y si predomina la inteligenca mejor aún...

No importa tanto las formas sino el fondo...

¿De qué sirve tapar con simpáticos emoticones y palabras alegres una moral despreciable o una grosera vulgaridad? Aún así, no me escandalizan realmente esas actitudes. Pero vamos, que también soy humano y cuando escribí lo que escribí lo hice en mi condición de humano, la paciencia por un momento me abandonó... "errare humanum est".

No todos amamos a la globalización...

¿y la pasión? ¿y las ideas? ¿y los espíritus individuales? ¿y la moral? ¿y la ética?
¿Acaso todo eso ha muerto? No se puede pretender archivar y catalogar todo eso en museos y bibliotecas.
¿Solamente importa la información rápida, el consumo excesivo y las buenas formas? Esto último significa la muerte en vida.

Me siento tranquilo con mi trabajo en esta comunidad. Y me gustan tus aportaciones. Como me gustan las participaciones de casi todos los usuarios de esta comunidad, en donde siempre me he sentido a gusto y en donde encontré a gente maravillosa en su mayoría. Pero no todo es perfecto, no puedo pensar lo mismo del 100% de la comunidad. Mi gran error fue intentar expresarlo, de la manera que me ha salido aquella noche. ¿Debo pedir disculpas? Pues no lo haré.

Y créeme... no soy tan malo... Amo a todos los niños y respeto a todas las mujeres. Y si bien soy un tipo de pocos amigos, nadie puede quejarse de mi conducta... salvo aquellos que posean una moral totalmente opuesta a la mía :-D

Paulfosco escribió:Reniego de llamar curioso a todo avance si este va seguido de un epiteto como el que tu aplicas a la web. La curiosidad es la ingenuidad del que no se cree lo que le dicen y el fascismo, al igual que todo regimen totalitario (un inciso, hablo de regimen totalitario, democracias, alguna la hay, incluidas) es todo menos curioso y es, sobre todo, preocupante.

Curiosidad significa (entre otras cosas) rareza, singularidad, esmero, cuidado, celo. También podría significar "interesante" o "notable". Pero lo que importa en este momento es que la palabra "curioso" algunas personas la usan como forma de ironía...
Es algo más elegante que utilizar antónimos al estilo de: común, vulgar, sucio, ordinario, etc.

Paulfosco escribió:Desde la mas absoluta de las ignorancias, un saludo :-)

Tu habitual humildad se está tornando algo excesiva... Creo que eres muy inteligente.

Luego de mi homenaje a Fitz en el foro de Cine Experimental, he concluido con la penúltima tarea del año. Quedo a la espera de la habilitación de un sitio web personal que he adquirido especialmente para la actualización del foro de Cine Mudo. Terminado ese último trabajo y muy a pesar mío, deberé despedirme (esta vez de verdad) por varios meses.

Un gusto responder a tu inquietud, espero haber sido fiel al respeto que siento por ti. Hace muchas horas que estoy posteando elinks...

Afectuosamente
satantango

:adios:

----------

Edito: quien mejor puede hablar de "fascismo" es Pier Paolo Pasolini...

Os invito a ver Salò o le 120 giornate di Sodoma que acabo de postear en este hilo:

viewtopic.php?t=3392


Imagen
kimkiduk escribió:Yo también ando en ascuas con este asunto. Espero y confio en tu respuesta Satantango :adios:

Disculpa la demora amigo kimkiduk... ha sido una noche larga, antes de contestarle a Paulfosco quise trabajar en el foro de Cine Experimental.
Un saludo
:adios:
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Notapor kimkiduk » Mié Feb 15, 2006 1:45 pm

Gracias por la respuesta satantango y por el impulso al foro experimental que estaría en paños sin tu trabajo. Entiendo perfectamente lo que dices y tus argumentaciones. Espero que Paulfosco lo entienda igual y todos tan contentos... Me parece que no fue una expresión afortunada lo que dijiste, aunque sé por qué lo hiciste y me da mucho que reflexionar.

En fin; mi opinión: Dejemos este hilo para homenajear a Pasolini y cualquier otra cosa mejor por MP o en reunión de mods Un saludo :adios:
Cualquier consulta o petición mándame un privado. No uso emule ni ningún programa de descarga por el momento, así que no podré recompartir películas.
Avatar de Usuario
kimkiduk
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 4851
Registrado: Jue Nov 24, 2005 12:36 pm
Ubicación: Lost In La Mancha

Homenaje a Pasolini

Notapor Paulfosco » Mié Feb 15, 2006 8:55 pm

Dando por terminada una interesante charla, que se escapa al tema del hilo, pero que cierra un pequeño desvirtuamiento del mismo (si es que existe tal palabra) añadire que

satantango escribió::-D A ti no se te escapa nada... Siempre atento y dispuesto a trabajar para el orden público... :-D

aulfosco, es imposible tener bajo control a aproximadamente 1058 usuarios (cifra actual en Cine-Clásico). Ten cuidado en ser tan exigente con "las formas". Porque tu gran preocupación en lograr un orden democrático, una cierta uniformidad de conductas y una moral más o menos similar, podría provocar lo contrario a todo eso...
Yo sé que eres una muy buena persona, pero existen otras maneras de encarar ese trabajo.


llevo conectado a Internet desde 1994, cuando aqui en España casi nadie sabia de su existencia (y antes en compuserve, y aun antes en BBS particulares, terminos que pocos reconoceran), motivo por el cual puedo afirmar que he visto, leido y oido... de todo, motivo por el que ahora me inclino por estar del lado de los que apoyan, indican o señalan (observa que no he utilizado expresiones como dirigir, educar o imponer) el camino que considero correcto. Trato de recordar como me hubiera gustado que me contestaran la primera vez que contesto yo a alguna cosa... aunque sea la milesima vez que la conteste (y creeme, no solo en esta web, he contestado muchas cosas muchas veces).

Lo mio no es la uniformidad aunque si el terciar en los debates (de pequeño era el tercero que intervenia para que pararan las peleas y, por ende, el que se llevaba todos los palos), alla cada uno con sus opiniones, yo expongo y trato de razonar la mia. Si convence, bien, si no, y me convencen, a rectificar (algun post mio hay por ahi con ese talante) que es de sabios.

satantango escribió:Sinceramente no me interesa generar un debate. Mucho menos ideológico. Me guardo mis ideas para mi obra artística, lo siento. Y no es pedantería, se trata simplemente de respeto por los demás usuarios. Además, dudo de que exista un resultado positivo, lamentablemente mucha gente podría sentirse herida...


Ademas, este hilo no era para ESE debate, quiza en otro hilo... en el offtopic. Sigo creyendo que la gente puede expresar sus ideas sin que ello degenere en una confrontacion abierta. El respeto deberia ser norma, que no imposicion (si se piden las cosas con respeto, debe esperarse el mismo trato).

satantango escribió:No me interesa que exista la censura o la prohibición en Cine-Clásico. Ni siquiera lo deseo para aquellos que posean una moral torpe y/o detestable.

Cuanta más libertad, mejor.

Y si predomina la inteligenca mejor aún...

No importa tanto las formas sino el fondo...


No hay, que yo conozca, censura o prohibicion en cine-clasico, y si un debate sobre ella abierto entre los moderadores y en el que puedes participar cuando lo desees.

sobre la categoria moral de las personas podriamos hablar largo y tendido, soy de la opinion de que ninguna moral es torpe o detetable por deleznable que pueda parecerme; si a otra persona le parece correcta debo admitir que la suya es tan valida como la mia sino lo estare situando en un plano inferior al mio; el siguiente paso es el dialogo y el llegar a un acuerdo, si me veo obligado a ello, o el ignorar a esa persona si no veo acercamiento.

satantango escribió:No todos amamos a la globalización...

¿y la pasión? ¿y las ideas? ¿y los espíritus individuales? ¿y la moral? ¿y la ética?
¿Acaso todo eso ha muerto? No se puede pretender archivar y catalogar todo eso en museos y bibliotecas.
¿Solamente importa la información rápida, el consumo excesivo y las buenas formas? Esto último significa la muerte en vida.


Efectivamente, no todos amamos la globalizacion, y tus palabras me reconfortan; vivo en el convencimiento de que estamos viviendo tiempos dificiles, donde la indiferencia ha plantado unas solidas raices que nos deshumanizan interiormente para dotarnos de una brillante coraza exterior: no hay fisuras, la perfeccion y la belleza gobiernan y lo imperfecto, por desgracia parece que sinonimo de lo anormal (ojo, anormal como no normal, no como insulto).

Como siempre, un placer disertar contigo, amigo Satantango; se agradecen la polemicas, por discusiones, razonadas. Por desgracia aqui en España llegamos a la descalificacion tras los "Buenos dias..." :-) .

Por cierto, soberbio Pasolini aunque Salo se sale de mis preferencias, me gusta mas el humor ingenuo y la acida critica que desarrolla en otras obras.

Un saludo y un abrazo.
Nunca me haria socio de un club que me aceptara como tal.
-Groucho Marx-
Avatar de Usuario
Paulfosco
Guionista colosal
Guionista colosal
 
Mensajes: 525
Registrado: Sab Ago 20, 2005 9:18 am
Ubicación: Pleasentville

Notapor satantango » Lun Mar 06, 2006 7:30 am

Mensaje enviado por Esteban Nicotra, traductor de Pasolini (Empirismo erético, Dal diario).

---

Estimados poetas, cineastas, críticos, intelectuales, periodistas y “todas las personas libres que aman la verdad y la justicia”:

Les envío el petitorio elaborado por un conjunto de escritores italianos que han tomado la iniciativa de reunir el mayor número de adhesiones para la reapertura del caso sobre el asesinato del gran poeta y artista que fue Pier Paolo Pasolini. Me han solicitado recopilar, especialmente en Argentina, las adhesiones al petitorio. Por lo tanto, los que consideren que deben apoyar este justo pedido de esclarecimiento de la verdad sobre la muerte de uno de los más importantes intelectuales y artistas italianos del siglo XX, reenvíeme un e-mail a esta misma dirección: estebannicotra@infovia.com.ar indicando en su adhesión nombre y apellido y profesiones o actividades que desempeñan.
Estas adhesiones serán luego enviadas a Italia para ser hechas públicas.
Agradeciendo desde ya su apoyo a esta noble causa, los saludo muy cordialmente,

Esteban Nicotra.



Nosotros también somos parte ofendida: que se reabra el proceso Pasolini

Ya han pasado 30 años desde su muerte, y todavía no sabemos quién ha matado a Pasolini y por qué. Este asesinato se añade a la larga lista de homicidios, atentados, desapariciones, falsos suicidios y falsos accidentes de la que está plagada la historia de Italia desde la posguerra hasta hoy y que, a decenios de distancia, no han sido todavía aclarados. Responsables y mandatarios sin condena, verdades ocultadas durante mucho tiempo, no sólo a la justicia sino también al pueblo de la nación y al mundo.

Nosotros no sabemos si lo que silenció a uno de los artistas más comprometidos y una de las voces más trágicas de Italia fue una decisión política. Lo que en cambio sí sabemos –como lo sabe cualquiera que haya prestado un poco de atención al suceso– es que la versión subterfugio de la pelea homosexual entre dos personas no se mantiene en pie. Sabemos que ha sido sólo una pantalla para desviar las investigaciones y encubrir otro tipo de acto delictivo. Aquella versión nunca ha sido creíble, ni siquiera lo fue para el Tribunal de Primer Grado, que de hecho condenó a Pino Pelosi, de 17 años, junto con anónimos. Pero hoy, después de que él ha declarado públicamente no haber sido el asesino de Pasolini y de haberse auto-acusado de homicidio porque estaba bajo amenaza en aquel momento, y también después de la difusión del testimonio del director de cine, Sergio Citti, resaltan todavía más, si cabe, las negligencias y los encubrimientos que acompañaron desde el comienzo aquel atroz homicidio.

A raíz de las declaraciones de Pelosi, la “Procura di Roma” ha vuelto a abrir e inmediatamente a volver a cerrar –por falta de elementos– el caso sobre el delito a Pasolini. ¡Esta nueva investigación ha sido archivada antes de empezar! Pero no se han levantado voces de indignación contra esta reiterada falta de voluntad de esclarecer aquel delito. Un extraño silencio ha rodeado la noticia, y esto justo mientras se celebraban los 30 años de la muerte de Pasolini y por doquier se festejaba la figura del poeta, del artista, del intelectual al que todavía hoy muchos extrañan.

Después de lo acaecido, no podemos quedarnos con la versión oficial, porque esto significaría convertirnos en cómplices de los asesinos de Pasolini. Por lo tanto pedimos que por fin se inicien las investigaciones necesarias que hasta la fecha no se han querido llevar a cabo y que se conozca de una vez por todas la verdad sobre aquel delito.

Existen cosas, como escribía el mismo Pasolini, de las que es imposible hablar sin sentir indignación, es decir, sin hacer entender la magnitud de lo que ha ocurrido. El más atroz asesinato de un poeta en nuestra época contemporánea, más obsceno que el asesinato de Lorca, una auténtica masacre de grupo, ha tenido lugar en Roma, en Italia, por manos italianas. Y, sin embargo, durante treinta años, han sido borradas las huellas, han sido ignorados los indicios, los testimonios y las documentadas contra-investigaciones de juristas e intelectuales italianos.

En esta situación, es deber perentorio de escritores, poetas, artistas, intelectuales, periodistas y todas las personas libres que aman la verdad y la justicia (como ha hecho ya el mismo Ayuntamiento de Roma que se ha constituido como parte ofendida) la reapertura del proceso y el esclarecimiento de la verdad.

Nos parece la mejor manera de recordar y honrar a Pasolini, a treinta años de su trágica muerte.


Mencionamos algunos adherentes italianos hasta ahora: Carla Benedetti, Giuseppe Bertolucci, Andrea Camilleri, Benedetta Centovalli, Ninetto Davoli, Gianni D'Elia, Alba Donati, Gian Carlo Ferretti, Marco Tullio Giordana, Giovanni Giovanetti, Dacia Maraini, Mario Martone, Angela Molteni, Antonio Moresco, Laura Pariani, Michele Placido, Luca Ronconi, Gabriele Salvatores, Enzo Siciliano, Tiziano Scarpa, etc.


ADHIERE: ...
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Notapor Nusrat Fateh Ali Havel » Lun Mar 06, 2006 6:01 pm

El asesinato de Pasolini como el de otra mucha gente perteneciente a movimientos de "izquierda" no es una conspiración a nivel estatal ni de altos cargos de la sociedad. Es sencillamente un acto de crueldad llevado a cabo por las bases exaltadas del mal llamado "Fascismo".
Sí algo hay que achacar a las autoridades y representantes del poder es la exaltación de la violencia y el odio, la señalización de objetivos y la ocultación de pruebas una vez cometido las atrocidades. Pero que nadie piense que la orden expresa del asesinato de cualquier activista llega de forma directa a los verdugos.

Pasolini siempre será muy grande.
Porque dispongo del subsuelo. Al final la historia siempre acaba con los idiotas al poder. Chao.
Nusrat Fateh Ali Havel
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1314
Registrado: Sab Ago 20, 2005 8:23 pm
Ubicación: Naufragando en el Ferry de "Rouge".

Notapor satantango » Lun Mar 06, 2006 9:40 pm

Gracias Havel,
Coincido plenamente contigo con respecto a la idea de que gracias a ciertas bases exaltadas existen ciertos "Estados".
A esas bases exaltadas las llamo "masas". Y prefiero hablar del siglo XX y la actualidad para no profundizar tanto en este momento...
Todo poder autoritario (llámese fascista, nazi, comunista, etc), nació gracias al apoyo incondicional de las masas, que por lo general creen que a través de la sangre derramada la existencia está justificada.
Todo gobierno llamado "democrático" pero corrupto al fin, nació gracias a los votos de las masas. Una forma inteligente de justificar la existencia de esos gobiernos, dicen que necesarios para controlar a las masas...
Pero en la historia del siglo XX existen millones de ejemplos, en los que la ejecución de personas partió de una orden estatal y los verdugos eran "empleados" del Estado de turno.
Y en la actualidad también existen muchos casos. Tal vez el más vergonzoso es el del gobierno de USA. La lucha por el petróleo es implacable y lograron convencer a medio mundo de que en realidad se trata de una lucha contra el terrorismo.
Pero estoy de acuerdo en que las bases (que yo también llamo "masas"-) son las que permiten que la violencia y el odio sin sentido sigan existiendo. Y por supuesto es la que en muchos casos hace "justicia" con sus propias manos, siempre y cuando no los descubran. Si tienen miedo de ser expulsados del sistema, entonces se dedican a generar odio en los demás.
Total hipocresía...
Pero el problema es que no se puede enjuiciar y encarcelar al 80% de la población italiana (o mundial)...
Es probable de que los autores del crimen hayan sido civiles. O mercenarios contratados. Pero seguramente sabes que Pasolini atacó a la corrupción estatal y a la mafia italiana ("socia" en muchos casos del Estado). Además era un provocador, a través de la reflexión más aguda e inteligente, puso en duda todo el tiempo los avances de la era democrática y la conciencia y moral colectiva de toda una población. Partiendo al mismo tiempo desde la base de su profundo amor...
Sólo reabriendo el proceso se podrá seguir investigando... Y terminar de una vez por todas con tanta obscenidad.
Y sería el momento oportuno, teniendo en cuenta la decadencia actual de Europa (no solo de Italia). Hoy en día, cuando impera la sospechosa "igualdad", el confort y el consumismo como religión, desechando toda posibilidad de evolución espiritual del individuo. El Estado sabe que de esta forma todo está bajo control y para continuar con su plan hasta inventan guerras absurdas y nuevos enemigos llamados "inmigrantes extranjeros" o "terroristas islámicos", seres que atentan contra lo establecido. Resulta que ahora todo niño o adolescente musulmán es sospechoso de ser terrorista...
Digamos que el miedo a lo diferente es lo que impera. Esa diferencia puede estar representada en casos torpes como los dos citados, pero siempre estará dividida en cuatro grandes sectores:
1) Los niños
2) Los individuos adultos que poseen la voluntad y capacidad para generar ideas diferentes, nuevas, incómodas, que pongan en peligro la sensación de "estabilidad y conformidad generalizada". Llámese: personas libres.
3) Toda persona que sufra hambre (llámese "pobre"-).
4) Toda persona que sufra algún tipo de "enfermedad" mental o física.

Por supuesto, el odio nace de las bases, de las personas comunes sin poder alguno. Pero están los que organizan ese odio generalizado. Y el odio es miedo. El miedo se transforma en odio. Y el odio es fruto de la ignorancia.
No debería existir miedo en reabrir el proceso y saber la verdad.

Pasolini siempre será muy grande.
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Notapor Monsieur Lange » Dom Jun 04, 2006 5:02 pm

satantango escribió:Todo poder autoritario (llámese fascista, nazi, comunista, etc), nació gracias al apoyo incondicional de las masas, que por lo general creen que a través de la sangre derramada la existencia está justificada.


Querido Satantango, tengo la impresión de que te has fumado unas cuantas clases de Historia en el instituto. Afirmar tan alegremente lo que afirmas sobre el poder autoritario y su forma de imposición, denota un claro desconocimiento de la Historia reciente de España (no se porqué, pero tengo la impresión de que eres esppañol).
Nuestro democrata-orgánico gobierno franquista, no se impuso por el voto o la aquiescencia de las enfervorecidas masas hispanas, sino tras una muy larga guerra de aniquilación de un pueblo desarmado y hambriento, por parte de una oligarquía campesina, una iglesia y un inutil ejército, apoyados sin fisuras por la Italia mussoliniana y la Alemania hitleriana.

Addenda
1. En Alemania e Italia no votaron al nazismo o al fascismo el pueblo (a mí la masa me suena a receta de cocina), sino el hambre.
2. Como en España. en la URSS, la dictadura Stalinista se impuso a sangre, horror y fuego. Tampoco fue querida por el pueblo.
3. Creo que Pasolini se revolvería en su tumba si pudiera leerte.
En este 70 aniversario de nuestra Guerra Civil, recibe un abrazo
Lange.
¡TOTEM, venga ya, porfa, entrega los trastos a chus y droid!
Avatar de Usuario
Monsieur Lange
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 2517
Registrado: Vie May 26, 2006 12:17 am
Ubicación: cruzando las dunas

Notapor satantango » Dom Jun 04, 2006 8:23 pm

Monsieur Lange escribió:
satantango escribió:Todo poder autoritario (llámese fascista, nazi, comunista, etc), nació gracias al apoyo incondicional de las masas, que por lo general creen que a través de la sangre derramada la existencia está justificada.


Querido Satantango, tengo la impresión de que te has fumado unas cuantas clases de Historia en el instituto.

Abandoné las instituciones escolares a los 15 años. Soy autodidacta.

Monsieur Lange escribió:Afirmar tan alegremente lo que afirmas sobre el poder autoritario y su forma de imposición, denota un claro desconocimiento de la Historia reciente de España (no se porqué, pero tengo la impresión de que eres esppañol).
Nuestro democrata-orgánico gobierno franquista, no se impuso por el voto o la aquiescencia de las enfervorecidas masas hispanas, sino tras una muy larga guerra de aniquilación de un pueblo desarmado y hambriento, por parte de una oligarquía campesina, una iglesia y un inutil ejército, apoyados sin fisuras por la Italia mussoliniana y la Alemania hitleriana.

Gracias por tu opinión. Pero como no soy español, por una cuestión de respeto no pienso opinar sobre la historia reciente de España.

Monsieur Lange escribió:3. Creo que Pasolini se revolvería en su tumba si pudiera leerte.

Tus ideas políticas o conocimientos históricos no justifican semejante declaración. De todos modos, no creo que a Pasolini le importe lo que aquí se ha dicho. Y por mi parte no tengo ningún problema contigo. Eres libre de decir y pensar lo que quieras.

Monsieur Lange escribió:En este 70 aniversario de nuestra Guerra Civil, recibe un abrazo
Lange.

Mis respetos por estos 70 años de historia española.

Un saludo
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Notapor satantango » Mar Jun 13, 2006 8:07 am

Pier Paolo Pasolini escribió:24 de junio de 1974. El verdadero fascismo
y por tanto el verdadero antifascismo

¿Qué es la cultura de una nación? Corrientemente se cree, incluso por parte de personas cultas, que es la cultura de los científicos, de los políticos, de los profesores, de los literatos, de los cineastas, etc.; es decir, que es la cultura de la intelectualidad. Pero no es así. Ni tampoco es la cultura de la clase dominante que precisamente a través de la lucha de clases intenta imponerla al menos formalmente. Finalmente, tampoco es la cultura popular de obreros y campesinos. La cultura de una nación es el conjunto de todas estas culturas de clases: es el total de todas ellas. Y sería abstracta si no fuera reconocible -o, mejor dicho, visible- en lo vivido y en lo existencial, y si consecuentemente no tuviera una dimensión práctica. Durante muchos siglos, en Italia, estas culturas se han distinguido aunque históricamente hayan estado unificadas. Hoy -casi de repente, en una especie de Advenimiento- la distinción y la unificación históricas le han cedido el puesto a una homologación que realiza casi milagrosamente el sueño interclasista del viejo Poder. ¿A qué es debida tal homologación? Evidentemente a un nuevo Poder.
Escribo « Poder» con P mayúscula -algo que Maurizio Ferrara acusa de irracionalidad, en la Unità (12-6-1974)- , sólo porque no sé en qué consiste este nuevo Poder y quién lo representa. Tan sólo sé que existe. Ya no lo reconozco en el Vaticano, ni en los Poderes democristianos, ni en las Fuerzas Armadas. Tampoco lo reconozco ya en la gran industria, porque ya no está constituida por un cierto número limitado de grandes industriales: a mí, al menos, me parece más bien como un todo (industrialización total), y, además, como un todo no italiano (transnacional).
También conozco -porque las veo y las vivo- algunas características de este nuevo Poder que aún no tiene rostro; por ejemplo, su rechazo de las viejas tendencias reaccionarias y del viejo clericalismo, su decisión de abandonar a la Iglesia, su determinación (coronada por el éxito) de transformar a los campesinos y a los subproletarios en pequeños burgueses, y sobre todo su anhelo, que parece cósmico, de llevar a cabo hasta el final el «desarrollo»: producir y consumir.
La identikit de este rostro aún en blanco de este nuevo Poder le atribuye vagamente rasgos «modernos», debidos a la tolerancia y a una ideología hedonista perfectamente autosuficiente: aunque también tiene rasgos feroces y sustancialmente represivos: la tolerancia en realidad es falsa porque la verdad es que nunca ningún hombre ha tenido que ser tan normal y conformista como el consumidor; y en cuanto al hedonismo, éste encubre evidentemente una decisión de preordenarlo todo con una crueldad jamás conocida por la historia. De modo que este nuevo Poder aún no representado por nadie y debido a un «cambio» de la clase dominante, es en realidad -si queremos conservar la vieja terminología- una forma «total» de fascismo. Pero este Poder también ha «homologado» culturalmente a toda Italia: se trata, pues, de una homologación represiva, aunque se haya obtenido a través de la imposición del hedonismo y de la joie de vivre. La estrategia de la tensión es una señal, aunque anacrónica, de todo esto.
Maurizio Ferrara, en el artículo mencionado (así como también Ferrarotti, en Paese Sera, 14-6-1974) me acusa de estetismo. Y con esto tiende a excluirme, a encerrarme. Bien, mi visión puede ser la de un «artista», o, como pretende la burguesía, la de un loco. Pero, por ejemplo, el hecho de que dos representantes del viejo Poder (que ahora en realidad sirven, aunque interlocutoriamente, al nuevo Poder) se hayan atacado respectivamente a propósito de las financiaciones a los partidos y del caso Montesi, también puede ser una buena razón para hacer enloquecer: es decir, desacreditar tanto a una clase dirigente y a una sociedad, a los ojos de un hombre, como para hacerle perder el sentido de lo oportuno y de los límites, lanzándolo a un auténtico estado de sensación de falta de leyes o de organización social. Y hay que añadir que se tiene que tomar en consideración la visión de los locos: a no ser que se quiera ser muy avanzado en todo menos en el problema de los locos, limitándose cómodamente a sacárselos de encima alejándolos.
Hay algunos locos que se fijan en los rostros de la gente y en su comportamiento. Aunque no como epígonos del positivismo lombrosiano (como toscamente insinúa Ferrara), sino porque conocen la semiología. Saben que la cultura produce códigos, que los códigos producen el comportamiento, que el comportamiento es un lenguaje y que en un momento histórico en que el lenguaje verbal es del todo convencional y esterilizado (tecnificado), el lenguaje del comportamiento (físico y mímico) adquiere una importancia decisiva.
Volviendo al principio de nuestra argumentación, me parece que hay buenas razones para sostener que la cultura de una nación (Italia por ejemplo) se expresa hoy sobre todo a través del lenguaje del comportamiento, o lenguaje físico, más un cierto porcentaje -completamente convencional y tremendamente pobre- de lenguaje verbal.
Es a dicho nivel de comunicación lingüística que se manifiestan: a) el cambio antropológico de los italianos; b) su completa homologación a un modelo único.
O sea, decidir dejarse crecer el pelo hasta los hombros, o cortarse el pelo y dejarse crecer bigote (al estilo novecentista); decidir ponerse una cinta en la cabeza o un gorro hasta los ojos; decidir si soñar con un Ferrari o con un Porsche; seguir atentamente los programas televisivos; conocer los títulos de algunos best-sellers; vestirse con pantalones y camisetas rabiosamente de moda; tener relaciones obsesivas con chicas que se quiere tener al lado como adorno pero pretendiendo a la vez que sean «libres», etc., etc., etc.: todos éstos son actos culturales.
Ahora, todos los italianos jóvenes cumplen estos mismos actos, tienen este mismo lenguaje físico, son intercambiables; es algo tan viejo como el mundo, si se limita a una clase social, a una categoría; pero el hecho es que estos actos culturales y este lenguaje somático son interclasistas. En una plaza llena de jóvenes, nadie podrá distinguir, por su cuerpo, a un obrero de un estudiante, a un fascista de un antifascista; lo que aún era factible en 1968.
Los problemas de un intelectual perteneciente a la intelligencija son distintos de los de un partido y de un hombre político, aunque a lo mejor la ideología sea la misma. Quisiera que mis actuales contradictores de izquierda comprendieran que estoy en condiciones de darme cuenta de que, en el caso de que el desarrollo sufriera un paro y se volviera atrás, si los partidos de izquierda no apoyaran al Poder vigente, Italia se desmembraría sencillamente; si por el contrario prosiguiera el desarrollo tal como ha comenzado, el llamado “compromiso histórico” sería indudablemente realista por ser la única forma de intentar corregir dicho desarrollo, en el sentido indicado por Berlinguer en su informe al CC del Partido Comunista (ver L'Unità, 4-6-1974). De todos modos, así como a Maurizio Ferrara no le competen los rostros, a mí no me compete esta maniobra de práctica política. Como máximo, tengo el deber de ejercer quijotescamente y quizá extremísticamente mi crítica sobre la misma. ¿Cuáles son, pues, los problemas?
Aquí tenemos uno, por ejemplo. Decía en el artículo que ha suscitado esta polémica (Corriere della sera, 10-6-1974) que los responsables reales de las tragedias de Milán y de Brescia son el gobierno y la policía italiana: porque si el gobierno y la policía hubieran querido, no habrían sucedido esas tragedias. Está claro. Y ahora quizá se burlarán de mí si digo que también nosotros los progresistas, los antifascistas, los hombres de izquierdas, somos responsables de esas tragedias. Porque no hemos hecho nada en todos estos años: 1) para que hablar de «tragedia de Estado» no fuera algo normal, y para que todo acabara; 2) (y lo más grave) no hemos hecho nada para que no haya fascistas. Sólo, los hemos condenado aligerando nuestra conciencia con nuestra indignación; y cuánto más fuerte y petulante era la indignación más tranquila quedaba nuestra conciencia.
En realidad nos hemos comportado con los fascistas (y hablo sobre todo de los jóvenes) en modo racista, es como si rápida y despiadadamente hubiéramos querido creer que estuvieran racialmente predestinados a ser fascistas, y que ante tal decisión de su destino no hubiera nada que hacer. Y no lo ocultemos: todos sabíamos, dentro de nuestra conciencia, que cuando uno de aquellos jóvenes decidía volverse fascista, se trataba de algo puramente casual, no se trataba más que de un gesto irracional y sin motivo: quizá hubiera bastado una sola palabra para que aquello no hubiera ocurrido. Pero ninguno de nosotros nunca ha hablado con ellos ni se les ha dirigido. Inmediatamente los hemos aceptado como representantes inevitables del mal. Y a veces se trataba de muchachos y muchachas adolescentes de dieciocho años, que no sabían nada de nada, y que se habían lanzado a la horrible aventura simplemente por desesperación.
Pero no podíamos distinguirlos de los otros (no digo de los Otros extremistas, sino de todos los otros). Ésta es nuestra pavorosa justificación.
El padre Zosima (¡y se trata de literatura!) en seguida supo distinguir, entre todos los que estaban hacinados en su celda, a Dmitrj Karamazov, el parricida. Y levantándose de su asiento fue a postrarse ante él. Y lo hizo (como le diría después al más joven de los Karamazov) porque Dmitrj estaba destinado a hacer la cosa más horrible y a soportar el más inhumano de los dolores.
Piensen (si se sienten con fuerzas) en el muchacho o en los muchachos que fueron a poner las bombas en la plaza de Brescia. ¿No es como para levantarse e irse a postrar ante ellos? Seguramente eran jóvenes de pelo largo, o con bigotito al estilo de principios de siglo, llevaban cintas en la cabeza o gorros calados hasta los ojos, eran pálidos y presuntuosos, su problema era el de vestirse a la moda, todos igual, tener un Porsche o un Ferrari, o motos y conducirlas como pequeños arcángeles idiotas llevando detrás chicas decorativas y modernas, de esas que están a favor del divorcio, de la liberación de la mujer y del desarrollo en general... Eran jóvenes como todos los demás: nada los distinguía en ningún modo. Aunque hubiéramos querido, no habríamos podido ir a postrarnos ante ellos. El viejo fascismo, aunque fuera a través de la degeneración retórica, distinguía; el nuevo fascismo -que es toda otra cosa- ya no distingue: no es humanísticamente retórico, es americanamente pragmático. Su fin es la reorganización y la homologación brutalmente totalitaria del mundo.

* En el Corriere della sera bajo el título “El Poder sin rostro”



Pier Paolo Pasolini en su última entrevista escribió:«Todos estamos en peligro»

[Esta entrevista tuvo lugar el sábado 1 de noviembre, entre las 4 y las 6 de la tarde, pocas horas antes que Pasolini fuera asesinado. Quiero precisar que el título de la entrevista es suyo, no mío. De hecho, al término de la conversación que a menudo, como en otras ocasiones, nos ha sorprendido con convicciones y puntos de vista diferentes, le pregunté si quería dar un título a su entrevista. Se lo pensó un poco, dijo que no tenía importancia, cambió de tema, luego algo nos devolvió al argumento de fondo que aparece continuamente en las respuestas que siguen. «He aquí la semilla, el sentido de todo - dijo - Tú no sabes quién está pensando en matarte ahora. Pon este título, si quieres: “Porque estamos todos en peligro”».]

Pasolini, en tus artículos y en tus escritos has dado muchas versiones de lo que detestas. Has abierto una lucha, solo, contra muchas cosas, instituciones, convicciones, personas, poderes. Para que sea menos complicado el discurso yo diré «la situación», y tu sabrás que quiero hablar de la escena en contra de la que, en general, te bates. Ahora te hago esta objeción. La «situación», con todos los males que tú dices, contiene todo lo que te permite ser Pasolini. Quieto decir: tuyo es el mérito y el talento. ¿Pero los instrumentos? Los instrumentos son de la «situación». Editorial, cine, organización, hasta los objetos. Pongamos que el tuyo sea un pensamiento mágico. Haces un gesto y todo desaparece. Todo eso que detestas. ¿Y tú? ¿Tú no te quedarías solo y sin medios? Quiero decir medios expresivos, quiero...
Sí, he entendido. Pero ese pensamiento mágico yo no sólo lo intento, sino que me lo creo. No en el sentido mediático. Sino porque sé que golpeando siempre sobre el mismo clavo puede hasta derribarse una casa. En pequeño, un buen ejemplo nos lo dan los radicales, cuatro gatos que consiguen remover la conciencia de un país (y tú sabes que no siempre estoy de acuerdo con ellos, pero precisamente ahora estoy a punto de salir para ir a su congreso). En grande, el ejemplo nos lo da la historia. El rechazo ha sido siempre un gesto esencial. Los santos, los ermitaños, pero también los intelectuales. Los pocos que han hecho la historia son aquellos que han dicho no, en absoluto los cortesanos y los ayudantes de los cardenales. El rechazo, para funcionar, debe ser grande, no pequeño, total, no sobre este o aquel punto, «absurdo», no de sentido común. Eichmann, amigo mío, tenía mucho sentido común. ¿Que le faltó? Le faltó decir no, antes, al principio, cuando lo que hacía era sólo administración rutinaria, burocracia. A lo mejor incluso habrá dicho a los amigos: a mí ese Himmler no me gusta mucho. Habrá murmurado, como se murmura en los editoriales, en los periódicos, en el amiguismo y en la televisión. O también se habrá rebelado porque este o aquel tren se paraba una vez al día para las necesidades y el pan y el agua de los deportados, cuando hubieran sido más funcionales o más económicas dos paradas. Pero nunca ha bloqueado la maquinaria. Entonces los problemas son tres. Cuál es, como dices tú, «la situación», y por qué se debería pararla o destruirla. Y cómo.
Eso es, describe “la situación”. Sabes perfectamente que tus intervenciones y tu lenguaje tienen un poco el efecto del sol que atraviesa el polvo. Es una imagen bella, pero se entiende poco.
Gracias por la imagen del sol, pero pretendo mucho menos. Pretendo que mires a tu alrededor y te des cuenta de la tragedia. ¿Cuál es la tragedia? La tragedia es que ya no somos seres humanos, somos extrañas locomotoras que chocan unas contra otras. Y nosotros, los intelectuales, cogemos el horario de los trenes del año pasado, o de hace diez años, y decimos: qué extraño, esos dos trenes no pasan por ahí, ¿cómo es que se han destrozado de esa manera? O el maquinista se ha vuelto loco o es un criminal aislado o se trata de un complot. El complot, sobre todo, nos hace delirar. Nos libera de todo el peso de enfrentarnos solos a la verdad. Qué bien si mientras nosotros estamos aquí charlando alguno en una taberna está haciendo planes para deshacerse de nosotros. Es fácil, es sencillo, es la resistencia. Perderemos algunos camaradas y después nos organizaremos y quitaremos de en medio a los otros, ¿no te parece? Yo sé que cuando da en televisión ¿Arde París? Todos están ante el televisor, con lágrimas en los ojos y unas ganas locas de que la historia se repita, bella, limpia (un efecto del tiempo es que “lava” las cosas, como las fachadas de las casas). Sencillo; yo aquí, tú allí. No hagamos bromas con la sangre, el dolor, la fatiga que la gente pagó entonces por “elegir”. Cuando estás con la cara aplastada contra aquel momento, aquel minuto de la historia, elegir es siempre una tragedia. Pero, admitámoslo, era más sencillo. El fascista de Salò, el nazi de las SS, el hombre normal, con la ayuda del valor y de la conciencia, consigue rechazarlo, incluso de su vida interior (que es donde empieza siempre la revolución). Pero ahora no. Uno se te viene encima vestido de amigo, es gentil, cortés, y “colabora” (pongamos que en la televisión), por ir tirando o porque no es un delito. El otro –o los otros, los grupos- te sale al encuentro o se te echa encima –con sus chantajes ideológicos, con sus sermones, sus prédicas, sus anatemas, y tú sientes que también son amenazas. Desfilan con banderas y consignas, pero ¿qué los separa del “poder”?
¿Qué es el poder, según tú, dónde está, dónde se encuentra, como lo sacas de su madriguera?
El poder es un sistema de educación que nos divide en subyugados y subyugadores. Pero cuidado. Un mismo sistema educativo que nos forma a todos, desde las llamadas clases dirigentes hasta los pobres. Por eso todos quieren las mismas cosas y se portan de la misma manera. Si tengo en las manos un consejo de administración o una operación bursátil, los utilizo. Si no, una barra de hierro. Y cuando utilizo una barra de hierro hago uso de mi violencia para obtener lo que quiero. ¿Por qué lo quiero? Porque me han dicho que es una virtud quererlo. Yo ejerzo mi derecho-virtud. Soy asesino y soy bueno.
Te han acusado de no distinguir política e ideológicamente, de haber perdido el sentido de la diferencia profunda que tiene que haber entre fascistas y no fascistas, por ejemplo entre los jóvenes.
Por eso te hablaba del horario ferroviario del año pasado. ¿Nunca has visto esas marionetas que hacen reír tanto a los niños porque tienen el cuerpo vuelto de una parte y la cabeza de la otra? Me parece que Totò hacía un truco parecido. Así veo yo la inmensa tropa de intelectuales, sociólogos, expertos y periodistas de las intenciones más nobles, las cosas suceden aquí y la cabeza mira hacia allá. No digo que no exista el fascismo. Digo: dejad de hablarme del mar mientras estamos en la montaña. Este es un paisaje distinto. Aquí existe el deseo de matar. Y este deseo nos ata como hermanos siniestros de un fracaso siniestro de todo un sistema social. También a mi me gustaría que todo se resolviese con aislar a la oveja negra. Yo también veo las ovejas negras. Veo muchas. Las veo todas. Este es el problema, ya se lo he dicho a Moravia: por la vida que llevo pago un precio... Es como uno que baja al infierno. Pero cuando vuelvo - si vuelvo - he visto otras cosas, más cosas. No digo que tengáis que creerme. Digo que tenéis que cambiar continuamente de discurso para no enfrentaros a la verdad.
¿Y cuál es la verdad?
Siento haber utilizado esta palabra. Quería decir «evidencia». Deja que ponga otra vez las cosas en orden. Primera tragedia: una educación común, obligatoria y equivocada que nos empuja todos a la competición por tenerlo todo a toda costa. A esta arena nos empuja como una extraña y oscura armada en la que unos tienen los cañones y otros tienen las barras de hierro. Entonces, una primera división, clásica, es «estar con los débiles». Pero yo digo que, en un cierto sentido, todos son los débiles, porque todos son victimas. Y todos son los culpables, porque todos están listos para el juego de la masacre. Con tal de tener. La educación recibida ha sido: tener, poseer, destruir.
Entonces deja que vuelva a la pregunta inicial. Tú, mágicamente anulas todo. Pero vives de los libros, y necesitas inteligencias que lean. Es decir, consumidores educados del producto intelectual. Tú haces cine y necesitas no sólo de grandes plateas disponibles (de hecho por lo general tienes mucho éxito popular, o sea eres «consumido» ávidamente por tu público) sino también de una gran maquinaria técnica, organizativa, industrial, que esta en medio. ¿Si quitas todo eso, con una especie de mágico monaquismo de tipo paleo-católico y neo-chino, qué te queda?
A mi me queda todo, o sea yo mismo, ser vivo, estar al mundo, ver, trabajar, comprender. Hay cientos de maneras de contar las historias, de escuchar las lenguas, de reproducir los dialectos, de hacer el teatro de los títeres. A los otros les queda mucho más. Pueden hacerme frente, cultos como yo o ignorantes como yo. El mundo se hace grande, todo pasa a ser nuestro y no tenemos que utilizar ni la Bolsa, ni el consejo de administración, ni la barra de hierro para depredarnos. Ves, en el mundo que muchos de nosotros soñábamos (repito: leer el horario de trenes del año anterior, pero en este caso podemos decir de muchos años antes) había el patrón infame con el sombrero de copa y los dólares que se le colaban de los bolsillos y la viuda demacrada que pedía justicia con sus niños. El buen mundo de Brecht, en suma.
Es como decir que tienes nostalgia de aquel mundo.
¡No! Tengo nostalgia de la gente pobre y verdadera que peleaba para derribar a aquel patrón sin convertirse en aquel patrón. Como estaban excluidos de todo, nadie los había colonizado. Yo tengo miedo de estos negros en revuelta, iguales al patrón, otros saqueadores que quieren todo a toda costa. Esta oscura obstinación en la violencia total no deja ver ya «de que signo eres». A cualquiera que lleven al hospital al final de su vida sea llevado moribundo al hospital le interesa más -si tiene todavía un soplo de vida - qué le dirán los médicos sobre sus posibilidades de vivir que qué le dirán los policías sobre la mecánica del delito. Date cuenta de que yo no hago ni un proceso de intenciones ni me interesa ya la cadena causa efecto, primero ellos, o primero él, o quién es el jefe-culpable. Me parece que hemos definido lo que tú llamas la «situación». Es como cuando en una ciudad llueve y se han atorado las alcantarillas. El agua sube, es un agua inocente, agua de lluvia, no tiene ni la furia del mar ni la maldad de las corrientes de un río. Mas, por la razón que sea no baja, sino que sube. Es la misma agua de lluvia de muchos poemitas infantiles y de las musiquillas del «cantando bajo la lluvia». Pero sube y te ahoga. Si hemos llegado a este punto yo digo: no perdamos todo el tiempo en poner una etiqueta aquí y otra allá. Veamos cómo se desatasca esta maldita bañera, antes que nos ahoguemos todos.
Y tú, por eso, quisieras que todos fuesen pastorcillos sin enseñanza obligatoria, ignorantes y felices.
Dicho así sería una estupidez. Pero la llamada enseñanza obligatoria fabrica a la fuerza gladiadores desesperados. La masa se hace más grande, como la desesperación, como la rabia. Admitamos que yo haya tenido una salida de tono (aunque no lo creo). Decidme vosotros otra cosa. Se entiende que añoro la revolución pura y directa de la gente oprimida que tiene el único objetivo de hacerse libre y dueña de si misma. Se entiende que me imagino que pueda todavía llegar un momento así en la historia italiana y en la del mundo. Lo mejor de lo que pienso podrá hasta inspirarme uno de mis próximos poemas. Pero no lo que sé y lo que veo. Quieto decir con toda franqueza: yo bajo al infierno y sé cosas que no molestan la paz de otros. Pero prestad atención. El infierno está subiendo también entre vosotros. Es verdad que sueña con su uniforme y su justificación (a veces). Pero es también verdad que sus ganas, su necesidad de golpear con la barra de hierro, de agredir, de matar, es fuerte y es general. No será por mucho tiempo la experiencia privada y peligrosa de quien, cómo decirlo, ha tocado «la vida violenta». No os hagáis ilusiones. Y vosotros, con la escuela, la televisión, lo pacato de vuestros periódicos, vosotros sois los grandes conservadores de este orden horrendo basado en la idea de poseer y en la idea de destruir. Dichosos vosotros que os quedáis tan felices cuando podéis poner sobre un crimen su buena etiqueta. A mi esta me parece otra de las muchas operaciones de la cultura de masa. Como no podemos impedir que pasen ciertas cosas, nos tranquilizamos encasillándolas.
Pero abolir tiene que decir a la fuerza crear, si no tú también eres un destructor. Los libros por ejemplo, ¿qué será de ellos? No quiero hacer el papel de quien se angustia más por la cultura que por la gente. Pero esta gente salvada, en tu visión de un mundo diferente, ya no puede ser primitiva (esta es una acusación frecuente que te hacen) y si no queremos utilizar la represión «más avanzada»...
Que me da escalofríos.
Si no queremos utilizar frases hechas, una indicación tiene sin embargo que existir. Por ejemplo, en la ciencia-ficción, como en el nazismo, se queman siempre los libros como gesto inicial de exterminio. Cerradas las escuelas, clausurada la televisión, ¿cómo animas tu belén?
Creo haberme ya explicado con Moravia. Cerrar, en mi lenguaje, quiere decir cambiar. Cambiar pero de modo tan drástico y desesperado como drástica y desesperada es la situación. Lo que impide un verdadero debate con Moravia, pero sobre todo con Firpo, por ejemplo, es que parecemos personas que no ven la misma escena, que no conocen la misma gente, que no escuchan las mismas voces. Para vosotros una cosa ocurre cuando es una crónica, hecha, maquetada, editada y titulada. ¿Pero qué hay debajo? Aquí falta el cirujano que tiene el coraje de examinar el tejido y de decir: señores, esto es cáncer, no una cosita benigna. ¿Qué es el cáncer? Es una cosa que cambia todas las células, que las hace crecer todas de forma enloquecida, fuera de cualquier lógica precedente. ¿Es un nostálgico el enfermo que sueña con la salud que tenía antes, aunque antes fuera un estúpido y un desgraciado? Antes del cáncer, digo. Es decir, antes de todo será necesario hacer no sólo un esfuerzo para tener la misma imagen. Yo oigo a los políticos con sus formulismos, todos los políticos, y me vuelvo loco. No saben de que país están hablando, están tan lejos como la luna. Y los literatos. Y los sociólogos. Y los expertos de todos tipo.
¿Por qué piensas que para ti ciertas cosas están tan más claras?
No quisiera hablar más de mí, quizás he hablado dicho incluso demasiado. Todos saben que yo mis experiencias las pago personalmente. Pero están también mis libros y mis películas. Quizás soy yo quien se equivoca. Pero sigo diciendo que estamos todos en peligro.
Pasolini, si ves la vida así - o se si aceptarás esta pregunta- ¿cómo piensas evitar el peligro y el riesgo?
Se ha hecho tarde, Pasolini no ha encendido la luz y se hace difícil tomar apuntes. Miramos juntos los míos. Luego me pide que le deje las preguntas.
Hay puntos que me parecen demasiado absolutos. Deja que lo piense, que los relea. Y dame tiempo para encontrar una conclusión. Tengo una cosa en mente para responder a tu pregunta. Para mi es más fácil escribir que hablar. Te dejo las notas que añada mañana por la mañana».
Al día siguiente, domingo, el cuerpo sin vida de Pier Paolo Pasolini estaba en el tanatorio de la policía de Roma.
.

Texto de la entrevista de Furio Colombo a Pier Paolo Pasolini publicada en el suplemento
“Tuttolibri” del periódico “La Stampa”del 8 de noviembre de 1975

Traducción de Andrea Perciaccante


La verdad sobre su asesinato se sabrá pronto... caiga quien caiga...

Me despido de este hilo anunciando la publicación de mi otro humilde homenaje al maestro, la Filmografía de Pier Paolo:

http://www.cineforum-clasico.org/archivo/viewtopic.php?t=6391

Muchas gracias.

Addio
Avatar de Usuario
satantango
Director consagrado
Director consagrado
 
Mensajes: 1219
Registrado: Vie Ago 19, 2005 9:13 am

Notapor kilgore » Mar Jun 13, 2006 4:59 pm

un verdadero lujo satant, estas notas publicadas son muy jugosas.
saludos
f
Avatar de Usuario
kilgore
Amante del cine
Amante del cine
 
Mensajes: 158
Registrado: Mar May 23, 2006 5:51 pm
Ubicación: En el ROSARIO de Satanás

Siguiente

Volver a Café Nostalgia

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado